Queen Of The Stone Age sacó a la venta su séptimo disco de estudio titulado Villans el pasado 25  de agosto. El único sin músicos  invitados y con Mark Ronson en la producción. Una vez más, las reinas eligieron el camino de lo incierto. Escuchamos el disco y te contamos que nos pareció.

Se puede decir que el primer desencanto amoroso con QOTSA fue Era Vulgaris allá por el 2007. No por malo, sino por no ser todo lo poderoso que se esperaba y porque además, se notaba que el alma de la banda, Homme, tenía la cabeza en otros lados. Bueno, dos discos después nos acostumbramos a los numerosos proyectos del colorado. Es por eso que el resto de los discos, …Like Clockwork y el recientemente editado Villians, fueron recibidos con cierta aprensión por los fans más acérrimos. Para sumar miedos, nos encontramos que en este nuevo material trabaja Mark Ronson, bien conocido por hacer baile de la música y haber trabajado con artistas como Amy Winehouse y Lady Gaga. Nos cae bien Ronson, trabaja excelente, pero no por eso uno va a querer que participe en un nuevo disco de QOTSA. Bueno, pero ahí están en un mismo disco y no hay de qué preocuparse.

Porque a pesar de todo este preámbulo hay que decir que Villians no nos sentó nada mal. La banda sigue apostando a las guitarras robóticas, la marca registrada que todavía saben usar; “Domesticated Animals”“The Evil Has Landed” son buenos ejemplos. En esta ocasión se sumaron los sintetizadores, algo que no habíamos escuchado anteriormente en QOTSA y están sutilmente perceptibles al oído. La presencia del  mencionado Ronson se nota en su costado ¿bailable? Si algo de eso se puede percibir ahí está su toque, pero no mucho más, así que éntrenle sin miedo a  canciones como “Feet Don´t Fail Me” y “Un-reborn again”. Mantienen vivo el espíritu de sexo y rock and roll en canciones como “The Way You Used To Do”. Lo pseudo baladezco lo dejaron para “Fortress” y “Hide away”.

En este disco nos dijeron “Ok, no vamos a regresar a Rated R”. Lo interesante de esto, es que criticado o no, Homme demuestra que lo que le mueve el culo es la búsqueda musical masticando el mainstream, sin  refritar las fórmulas que les dieron resultado hace más de 17 años.

Reseña: Gala Claro