Charlamos con Fernando Vergara, guitarrista de Simón Fuga, sobre el crecimiento de la banda y sus próximos pasos.

Simón Fuga es una rara avis en las opciones musicales de Buenos Aires. Conformada por cinco amigos de toda la vida cuyas diferencias son tan grandes como las cosas que los unen, dan como resultado esta mezcla novedosa, original y personal de jazz, funk, groove y porteñidad.

Tienen editados tres discos, todos disponibles en su Bandcamp, y varios EPs. After Chabán de 2011 tiene una base en el funk, Simón Fuga de 2013 cuenta entre sus influencias al Random Access Memories de Daft Punk y Fracaso Comercial de 2016 abre un camino para la banda aún más experimental, con ritmos irregulares y samples.

Fernando Vergara y Jeremías Lentini en guitarras, Alexis Valido en batería, Juan Manuel Mayorano en bajo y Carlos Gronstein III en teclados, conforman este quinteto que se rige por sus ganas de tocar juntos y hacer las cosas a su modo.

“Cuando volví de mi viaje fue raro, fue durísimo. No es que estábamos tocando mal porque llegamos a un punto que no vas a tocar mal. Entonces empezamos a ensayar y en el medio Ale decide mezclar el disco él. Se bajó protools, lo aprendió a usar y lo mezcló con auriculares. Mejor hecho que perfecto”.

No vamos a hacer nada que no queramos

– Es muy notoria la relación personal entre ustedes.
Es que es primero eso que lo otro, nos juntamos a ensayar y tocamos un rato y queremos tomar algo y charlar. Es una necesidad de verse.

– Pero además, los perfiles de ustedes son muy diferentes.
Sí, somos bastante distintos y estamos laburando un tema y hay cinco opiniones. Con cosas musicales, cosas extra como las fechas y cosas como amigos que estamos de acuerdo o no. En lo musical no es tan complicado porque si algo queda bien te vas a dar cuenta. Yo venía acostumbrado a tocar más tipo rock, una cosa de decir este es mi tema, tocá estos bombos, este bajo y cantalo así, es mío. El primer tema que traje para Simón fue “Bochini-Fren” que tenía nada más el riff y el resto en mi cabeza, Ale me lo destrozó y me terminó gustando más. Nadie cae con un tema compuesto, caemos con ideas y se va armando y siempre es mejor, termina más laburado el tema.

– También escucha cada uno cosas muy diferentes, ¿no?
Ale (Valido) tiene el mismo background que yo, nos hicimos amigos hace 20 años cuando él entró a primer año del colegio y tenía una foto de Kiss en la carpeta y nos hicimos amigos por eso. Él no se pierde un show de NOFX. Viene del punk, del hardcore, Jere (Lentini) también, yo un poco más del rock clásico, Charly (Gronstein) de tocar rock and roll y Totó (Mayorano) más de coparse en proyectos, tocó en una banda de blues, en otra de jazz. Por eso no tocamos juntos de pibes, cada uno estaba muy en la suya. Cuando crecés y vez la música de otra manera se armó Simón Fuga con la idea de armar algo que no sabíamos qué era. Fue tocar juntos a ver qué sale. La banda anterior a Simón tocaba covers de funk, ahí aprendimos el groove, todos esos yeites que tiene, esos colores.

– ¿De ahí sale algo tan inclasificable como Simón Fuga?
Sí, de ahí y de la búsqueda constante. Nosotros escuchamos mucha música. El último disco que gasté fue el de Yussef Kamaal, hay una cuestión ahí con el tema de la batería que es en lo que nosotros estamos.

– ¿Cómo se llevan con la escena de jazz?
No nos llevamos. En los lugares de jazz tradicional somos una banda de punk rock. Sí encontramos una complicidad en lo que hace Octafonic, Pájaro de Fuego, todo lo que hace Nico Sorín. Son un poco más grandes que nosotros, menos de 10 años, son músicos de jazz. Y en nuestra concepción también hay algo tanguero, es muy porteña nuestra música.

– ¿Cómo se llevan con la industria?
Por ahí si fuéramos de otra manera nos iría mejor o tocaríamos más pero no vamos a hacer nada que no queramos, menos con Simón Fuga porque somos los dueños. No tenemos nada firmado con nadie. Esas cosas que pueden parecer negativas, las tenés que ver como positivas porque tenés total libertad de acción. Sí nos gustaría poder dejar de trabajar de otra cosa y dedicarnos ciento por ciento a la banda.

– Los dos primeros discos son más hiteros y el tercero tiene otra búsqueda, ¿abrió un nuevo camino para la banda?
Sí, el tercero es más difícil, y el que se viene ahora es más difícil aún. Estamos en un buen momento y estamos haciendo shows que buenos van a estar siempre, hay una base que va a caminar. Si el sonido está bueno y es un lugar interesante, pasan más cosas.

– ¿Cómo fue la experiencia de hacer el cover de Bowie, “It’s A Pity She Was a Whore”, para el proyecto homenaje Héroe de Discos Perfectos?
Fue espectacular porque justo ese disco de Bowie es muy especial para nosotros. El artista con el que más veníamos flasheando en ese momento fue todo lo que venía haciendo Mark Guiliana. Se nota mucho en lo rítmico, hoy por hoy los cinco le damos prioridad a la batería. Estuvo bueno por lo que hicimos, de quién es y el tema que elegimos.

– ¿Después de tres discos notan un crecimiento de la banda?
Sí, muy grande.

– ¿Cómo sigue?
Sigue tratando de buscar esa emoción y no achancharnos. Queremos algo que nos cueste, que no nos sea familiar, no tenerle miedo a lo viejo pero sí divertirnos mientras tocamos. Estamos en esa búsqueda para el disco nuevo.

– ¿Van a tocar temas nuevos el sábado?
Sí, vamos a hacer tres temas nuevos. Uno ya lo tocamos en la anterior y dos que son estrenos. Vamos a tocar dos o tres de Fracaso Comercial, un enganchado del segundo disco y algunos temas más viejos.

Simón Fuga tocará este sábado 12 de agosto en Niceto Club Lado B con Amazonas como banda invitada.

simon fuga

Entrevista:  Giselle Hidalgo
Foto de Portada:  Cecilia Salas