Géneros como el Doom, Stoner y Sludge claramente no tienden a ser estandartes del mainstream, lo que habitualmente genera una hermandad y respeto mutuo entre los músicos a la hora de realizar fechas y movidas. Curiosamente existen bandas que por llenar un lugar para 100 personas empiezan a tener posturas que le escapan a lo mencionado anteriormente. Más curioso aún es cuando dichos géneros obtienen un pequeño momento de resurgimiento, y estas le huyen a las etiquetas negándolas, pero utilizándolas para nombrar festivales ó categorizarse en plataformas online.  Posturas donde el ego es tal que no pueden quedarse a ver a las demás bandas que tocan esa misma noche ó (mas triste aun) solo esperando su turno para salir a tocar e irse.

Por suerte el pasado viernes se pudo disfrutar de una velada sin egos, de bandas muy afiladas que sonaron muy bien, pero sobre todo se volvió a ver ese respeto mutuo que se nota y mucho desde abajo del escenario. Invitando a músicos de otras bandas a participar y haciendo un gran show para un público que los pueda conocer ó no.

Empezó la velada 21 gramos con Escamas uno de los temas que estará en el nuevo disco de la banda, disponible en un par de semanas. Siguió Chupacactus del album Universos Paralelos continuando una seguidilla de temas nuevos. Luego, uno de los puntos mas altos del show, invitando a Esteban de Mönte Navio para sumarse en voces y así interpretar una gran y poderosa versión de Ensincro. El sprint final a cargo de Supernova, Jano y Chacal, fueron una transpiración de rock sobre el escenario, dejando una excelente impresión a un público que era cada vez mas a esas alturas de la noche.

Saldría Neuron para demostrar que están en un gran momento. Abrieron la noche con dos temas nuevos y siguieron con AB donde invitaron a Seba de Monje al micrófono (en un tema que cabe destacar no tiene letra ni melodias de voz) creando así un ambiente denso y oscuro al cual le siguió Zölien lleno de riffs y la mejor versión del stoner, la cual se ve cuando va de la mano del doom dando pie a loops y haciendo que el cuerpo pueda sentir como se transforman las vibraciones en música.
Cerraron con ENOM, los 3 últimos en el mismo orden que se encuentran en el disco TRINUM ·III· Rig·pa.

Llegó la hora de El Triangulo, y una clara demostración de que las influencias de Kyuss, Black Sabbath y el Funk pueden convivir dando un show potente que hace sacudir cabezas.

Músicos que exprimen cada uno de los minutos de cada tema para dar lo mejor de si y que transmiten al público que disfrutan lo que hacen en el escenario. El set list empezó con Umbra lupus, Las sobras y Gritos para cerrar una gran noche con Vacio, Reflejo y Rio muerto.

Gran puntapié para los festejos de los 10 años de la productora Noiseground y una clara demostración que siempre es bueno salir a ver bandas.

Reseña: Anthony
Foto de portada: Fede Closs