Con motivo de su último disco, Depeche Mode está realizando la gira Global Spirit Tour, que se prolongará hasta mediados de este 2018, con los propios Eigner en la batería y Gordeno en teclados como músicos de apoyo. Los ingleses se presentarán el próximo 24 de marzo en el Estadio Único de La Plata, en lo que será su tercera visita al país y la más importante en cuanto a convocatoria, tras presentarse en Club Ciudad en el 2009.

“¿Dónde está la revolución?”, se pregunta Martin Gore a los 56 años. El mundo parece estar desmoronándose y los Depeche no son ajenos a eso: Trump en la presidencia de Estados Unidos, amenazas de bombas nucleares y la madurez que lograron los músicos disco a disco, da como resultado Spirit. Gore ya no escribe para Gahan, o sí,  pero los dos se están cuestionando lo mismo, la coyuntura es más fuerte. Ya pasaron sobredosis, alcoholismo, divorcios, peleas internas, falta de inspiración y dejaron de mirarse el uno al otro para ver el mundo. No es que no lo hayan hecho antes, sino que de otra manera. “Going Backwards” es el puntapié inicial del disco, poniendo la mira en la frivolidad con la que se toman las problemáticas del mundo y la falta de humanización que hay en los avances tecnológicos, yendo hacia atrás como sociedad a pesar de lo que llamamos progreso multimedial.

Con Sounds of the Universe (2009) y Delta Machine (2013) surfearon la ola. No podría decir que Depeche Mode alguna vez entregó un material malo, quizás mi subjetividad no me lo permita, pero los últimos discos a veces dejaban un gusto a poco, como una banda que aunque no rebozaba de ideas necesitaba sacar algo, para no llenarse de polvo, para no dejarse llevar por la quietud, para tener una excusa para salir a tocar. Porque Depeche Mode sigue llenando estadios, en todos los lugares a los que va y no por nada van a tocar el 24 de marzo en el Estadio Único de La Plata, uno de los más grandes del país.

Pasaron 37 años de la salida de Speak And Spell que cerraba con aquel “Just Can’t Get Enough” compuesto por Vince Clarke que marcaría una generación y se convertiría en un hit que, aunque los perseguiría hasta la actualidad, Gore supo combatir con canciones hermosas como “See You”, “StrangeLove”, “Personal Jesus”, “Home”, “I Feel You”, y etc., etc., etc,…

Con Spirit, Depeche Mode se movió de lugar, finalmente dio un paso adelante y no todo en el disco es problemática social. Le dieron el espacio a la sexualidad en la única canción que compusieron juntos Gahan y Gore, YouvMove, en la que se dejan fluir por el recuerdo de una noche que pasó. La canción se acomoda al sonido más clásicamente sintético de la banda.

Depeche Mode sigue vigente; en los sonidos de Spirit recoge rock, electrónica, sintes, blues, folk, drum and bass y apela a los oídos de multitudes, pero siempre con buen gusto. Le canta las 40 a la sociedad, se ponen reflexivos, siguen cuestionando, hacen lo que quieren.  Si eso no tiene algo de revolución,  ¿la revolución dónde está?