El músico chileno ofreció un vibrante y electro concierto en el Roxy live

Ser músico no necesariamente significa querer ser el centro de atención. Muchos deciden correrse de los reflectores y ser artesanos de la canción, estar al servicio de la música. Alain Johannes parece ser la clase de tipo que nunca cayó ante las tentaciones del negocio, ya sean los excesos o la necesidad de tener éxito comercial. Sin duda su talento y su visión ha hecho que se gane el respeto, admiración y confianza de nombres que podrían asustar a otro, como Josh Homme, PJ Harvey, Mark Lanegan, Chris Cornell y un larguísimo etc… Chileno de nacimiento, la conexión con Sudamérica es obvia, pero hasta ahora, solo lo habíamos podido disfrutar en breves formatos acústicos como acto de apertura o como acompañamiento de nombres de mayor peso. Hoy era la oportunidad de presenciar su poder eléctrico.

Alain Johannes Buenos AiresA pesar de eso, el concierto comienza de forma casi intimista, con Alain empuñando esa guitarra acústica tan particular, para entonar Not on this earth y Swan and crow. Inmediatamente se le suman Cote y Felo Foncea, los músicos chilenos que acompañaron a su compatriota durante esta gira. Con trio de guitarra, teclados y batería, el show va creciendo de a poco.

Composiciones de su carrera solista como Kaleidoscope se mezclan con canciones de su ex banda, Eleven, grupo que compartía con su mujer Natasha Shneider, así también con algunos momentos de su paso por Dessert Sessions, ese proyecto de Josh Homme que incluía incontables colaboradores.

La banda pareciera que tocaran juntos hace décadas y queda bien parada en cualquier momento. Acompaña en momentos tranquilos como Return to you, suena pesada y oscura en Hanging tree, pero sin duda los puntos altos son las canciones de Eleven, un grupo injustamente ignorado que cuando los músicos revisitan en momentos como Why o Nature wants to kill me presenciamos el verdadero potencial de esa música; sensual, rockera y bailable.

Johannes vuelve al principio y se despido él solo con su guitarra con Unfinished plan y lamentablemente sentimos que ha sido un show demasiado corto. Seguramente muchos de los presentes conocieron a este señor por la infinidad de proyectos de los que forma parte, pero son shows como estos los que hacen que paguemos el precio de una entrada con gusto y la razón de porque algunos de los músicos con más renombre del mundo quieren un pedazo de la magia de Alain.

Alain Johannes

Reseña: Facundo Llano
Fotos: Sil Morsenti | Ver Fotos